Usabilidad y experiencia o que los árboles no te dejen ver el bosque

responsive

Tabla de contenido

La página web que te ha diseñado tu colega está muy bien, o al menos eso es lo que tú piensas. Ten en cuenta que te ha costado cuatro duros, o que con un poco de suerte le has pagado en cervezas y pinchos de tortilla.

Pero que tú no tengas ni idea sobre diseño web y pienses que es algo que puede hacer cualquiera, no te salva de que tengas tu página hecha unos zorros y no genere buenas sensaciones.

Cuando alguien visita una página web pretende varias cosas: generalmente lo que necesita es solucionar un problema, ya sea buscando una información o contratando un producto y servicio. En otras ocasiones, se navega por ocio, y en otras se recurre a ella cuando estamos trabajando.

Pero hay un par de factores claves que determinan la fidelización a un sitio web, hablamos de la usabilidad y de la experiencia de usuario. Son términos que están bastante relacionados, sin embargo, tienen diversas diferencias.

Usabilique????

La usabilidad es el término hace referencia a lo sencilla o complicada que es de manejar una página web, como es nuestro caso, o también un software.

Un error de principiantes cuando se monta una página es la de querer condensar muchas cosas en ellas. El resultado no puede ser peor, ya que se produce el efecto contrario. Hay tantas cosas a las que se enfrenta el usuario que no sabe por dónde empezar, y es bastante probable que se agobie y termine abandonando.

Las tendencias actuales van por otro camino, van orientadas hacia que quien nos visita vaya descubriendo poco a poco como es nuestra web, sin agobiarlo.

Hay unos menús que son claros, sin enlaces muertos, sencillos de entender y que quedan grabados en nuestra memoria para futuras visitas. No hay nada peor que es una maraña de botones que no generen una buena sensación. Y a partir de aquí es cuando debemos comenzar a hablar del otro concepto, el de experiencia web.

Es una experiencia religiosa

¿Recuerdas cuando fuiste a ese restaurante en el que te comiste unos huevos fritos con patatas mejores que los de tu madre? Partiendo de la base de que esa premisa es imposible, seguro que esos huevos te dejaron una agradable sensación.

Traslada este concepto ante una página web. Hay algunas por las que da buen rollo navegar, son sencillas, didácticas, el contenido está bien estructurado, los menús son claros, la velocidad de carga excelente, la elección de colores es adecuada, el diseño web está muy cuidado… Y esas son aquellas que retenemos fácilmente en nuestra memoria, porque nos han generado una buena experiencia.

De las malas mejor ni hablamos, porque no hay que ser demasiado inteligente para saber cómo están estructuradas: pésimos tiempos de carga, diseño pobre, enlaces rotos… Una página que genera mala experiencia web está abocada al fracaso, sobre todo si no se realiza una auditoría a tiempo para conseguir corregir esos errores.

Y es que todavía existen demasiados propietarios de web que piensan que una vez hecho el trabajo, ya no hay más allá. Ni mantenimiento, ni recoger las opiniones de los demás, o no ver las métricas para ver los resultados o no revisar el diseño. Mientras esta mentalidad siga vigente, peor para ellos. En Órbita Creativa nos gusta hacer las cosas bien, otro asunto es que sean de tu agrado, pero nos adaptamos.

Tenemos el culo pelado solucionando este tipo de inconvenientes, y ofrecemos una visión diferente a la que puedas tener tú.  Pero no te preocupes, no queremos obligarte a seguir estrictamente nuestro criterio, siempre podemos encontrar un punto intermedio.

Usabilidad y experiencia van de la mano (love is in the air)

Es un asunto de cajón, si la usabilidad es correcta, la experiencia probablemente también lo será. Y esto provoca un efecto interesante, quien ha conseguido tener una buena experiencia web con tu página probablemente le dé al mágico botón “Compartir” en redes sociales. Esto es una campaña de publicidad totalmente gratuita y que va a tener un retorno. Por esa razón, invertir correctamente en que tu diseño web sea el adecuado. Lo haces para garantizar una correcta usabilidad y una positiva experiencia son siempre panes devueltos. Recuerda lo que te digo, tres cuartas partes del tráfico web del mundo pasa por teléfonos móviles, ese aparatito que llevamos todos en el bolsillo y que nos hace ser de pulgar fácil.

Mola ¿y cómo puedo hacerlo?

Pues dejando a tu amigo en paz y no siendo un rata como eres actualmente. Piensa que se trata de un negocio, el tuyo, no de un hobby, y que descuidar el aspecto web, en estos momentos, es un error grave y de bulto y que no cabe duda de que penalizará tu bolsillo

Para comenzar, y si no tienes los conocimientos necesarios, delega esta tarea en profesionales, como por ejemplo nosotros (aplausos). Nos encargaremos de auditar tu web y sacarte los colores con todo aquello que estás haciendo mal. No te preocupes, los pañuelos de papel están incluidos en el presupuesto.

Trataremos de buscar las soluciones más efectivas para tu modelo de negocio en Internet y ya serás tú quien decides si confías en nosotros o no. Pero no te vas a ir de aquí sin más consejos útiles, toma nota.

Para mejorar la usabilidad has de…

  • Tener en cuenta como son los tiempos de carga de tu página, cada segundo que pasa el tiempo que el usuario está acelerando para largarse con rapidez. Repasa este artículo, ya te hablé de él sobre la velocidad web.
  • Tener un diseño responsive, es decir, que se encuentre adaptado tanto a dispositivos de sobremesa como a móviles. Te damos unas indicaciones de la importancia de ser responsive.
  • Mira con otros ojos el diseño web, lo que a ti puede parecerte fantástico puede que al usuario medio no le esté proporcionando buenas sensaciones. Mención especial merece el asunto de la claridad, curiosamente, uno no se mete en la red para enredarse más, sino para obtener soluciones. Un poquito de por favor, no se lo pongas difícil.
  • Sería muy interesante que tengas en cuenta que hay usuarios con dificultades de accesibilidad. Si inviertes parte de tu tiempo en ponérselo fácil a estas personas, como podría ser una versión en alto contraste o con unos menús adaptados, no cabe duda de que vas a triunfar.

Ahora toca hacer una lista con todas esas propuestas de mejora que harán que la usabilidad de tu web sea mucho mayor, y que va a tener una traslación a la experiencia web, que no cabe duda de que será más positiva. Recuerda lo que te decimos siempre, aquí no hemos venido a jugar, sino a competir con otras webs que ya se han puesto en camino y están haciendo el trabajo antes que tú. Así que, no lo dejes, se trata de dinero, ese que te cuesta tanto esfuerzo ganar.

Respuesta a las 4 decisiones que debes tomar para no arruinar tu web

Suscríbete para recibir las respuestas por email

Cuenta, cuenta
¿En que te puedo ayudar?