Ni Photoshop ni Photoshap: así puedes tratar las imágenes de tu web sin pagar de más

Tabla de contenido

Cuando tienes una página web o estás metido en proyectos en la red, la imagen cobra una especial relevancia. ¿Por qué? Porque todo entra por los ojos, estamos en un mundo icónico donde la imagen es tan importante como el contenido. Pero obviamente, la imagen requiere de un tratamiento. Sí, ya sabes, edición, retoques, ajustes. En definitiva, ponerla bien bonita o que cumpla con nuestros requisitos. Y como somos unos genios del diseño web, pues queremos que todo quede a nuestro gusto.

El Photoshop de marras, ¿sí o no?

Este nombre esconde el editor de fotografías más famoso. Es obra y gracia de Adobe, y solo decir su nombre hace que se materialice un horrocrux. O el arca de la alianza, si eres más de los 80. Photoshop ha dado pie a que se convierta ya en un término y que significa editar, aunque lo hagamos con otro programa. También los millenials utilizan el verbo chopear.

Pero claro está, Photoshop tiene varios inconvenientes. Para comenzar cuesta dinero. Obvio, las cosas buenas lo valen y los desarrolladores tienen la mala costumbre de comer 3 veces al día. El precio de la licencia de Photoshop si lo compras nuevo es de unos 140 euros al año.

Otro asunto es el de su manejo. Todo el mundo puede usar Photoshop, pero no es sencillo de dominar. Se trata de un programa abrumador en cuanto a opciones, hace todo lo que desees con tus fotografías. Vamos, que tiene un campo de acción prácticamente ilimitado. Comprar, o suscribirse a Photoshop, es una garantía… sí y solo sí lo vas a exprimir. Porque si te quedas con un 10 por ciento del programa, vas a estar perdiendo dinero y lo mejor es que utilices otras alternativas. Pero, ¿las hay? ¿son de fiar? ¿Merece la pena para mi diseño web? ¿A qué huelen las nubes?

Oye, ¿por qué tengo que editar mis fotos?

Pues para no ser un cutre. Probablemente, en un 90 por ciento de los casos, vas a usar imágenes para tu web o blog que provienen de un banco de imágenes. Sí, tranquilo, hay muchos bancos gratis con una calidad fuera de serie. Porque si vas a suscribirte a alguno, piensa que no son nada económicos. Es otro gasto que te puedes ahorrar si tus necesidades no son nada del otro mundo.

Pero el problema de los bancos de imágenes gratuitos es que si utilizas sus fotografías “tal cual”, la vas a ver repetida millones de veces en otras webs. Y así, tal y como han salido. Nadie se ha molestado en aplicar un filtro, en hacer un recorte, en añadir un elemento, personalizarla… No te asustes, los bancos de imágenes gratuitos te permiten hacer modificaciones en las fotos.

Ten al menos el detalle de citar la fuente o dar reconocimiento de autoría con un like en redes sociales. Es el propio banco el que te sugiere esa posibilidad. Sí, los fotógrafos también comen cada día y si su obra es difundida, estaremos contribuyendo a su reconocimiento y a que ganen euros.

La razón por la que has de editar tus fotografías no es más que esa, diferenciarte de lo que hacen los demás. Si la descargas, ajustas el tamaño y ya está… pues como que no tiene mucha gracia. Y lo vuelvo a decir, el riesgo más que probable de ya haberla visto previamente en un gritón de webs.

Las mejores alternativas a Photoshop

Claro que las hay, porque, antes de nada, hemos de hacer un ejercicio de análisis. ¿Qué es lo que necesitamos?  Seguramente tu web sea buena o muy buena y quieres que las imágenes estén a la altura. Pero para que esto ocurra no has de gastar mucho, es más, lo puedes hacer incluso gratis. Hay buenos programas de edición y retoque con una buena cantidad de opciones que van a cubrir tus necesidades de manera más que sobrada.

Mi recomendación favorita es hacer uso de programas de edición que puedes encontrar en internet. Sí, aquellos que funcionan desde el mismo navegador y sin necesidad de instalar nada. Toma nota de esta propuesta que te voy a recomendar, que te vas a ahorrar bastante dinero.

BeFunky

La primera de ellas es BeFunky. Con lo que hay gratuito, tiene también su versión de pago, tienes para hacer bastantes cosas. Desde realizar efectos de edición básicos a montar tus propios collages. Una vez que hayas realizado los retoques, puedes descargar la imagen en tu equipo o hacer uso de las herramientas de almacenamiento en la nube para guardarla. Requiere registro, pero puedes hacerlo con tu cuenta de Facebook o de Gmail.

Esta opción está muy bien, lógicamente no es muy muy completa, pero tenlo en cuenta para tus futuros proyectos. Para comenzar, porque no cuesta nada, solamente el registro. Si decides pasarte alguno de los planes Premium, el coste es bastante comedido. Vamos, que si te dedicas al diseño web y ganas dinero con tu trabajo, es un coste que puedes asumir a la perfección. Tampoco se trata de ser tan rata. Y aunque se trata de una acción totalmente intuitiva, puedes configurar el idioma a castellano y así no te haces ningún lío.

PIXLR X

Una alternativa similar es PIXLR X, pero con la diferencia de que esta es totalmente gratuita. Es decir, todo lo que encuentres en este editor online, tampoco has de descargar nada, está libre para ser utilizado. También está disponible en idioma castellano y funciona adecuadamente sin que se resienta la calidad. Hay una alternativa dentro del mismo desarrollador, es PIXLR E, sí, la diferencia es la E. Pero aquí hay opciones mejoradas como colores avanzados y una paleta de herramientas más completa. Pero PIXLR X, el primero, está pensado para ediciones rápidas, aquello de “pensat i fet”.

Canva

Por último, tenemos Canva. No es totalmente un editor de fotos, aunque cuenta con esta posibilidad dentro de su amplia gama de herramientas. Puedes utilizar Canva de manera gratuita, aunque tendrás que aguantar los anuncios y no disfrutar de todas las opciones que esta maravilla pone a tu disposición. La versión de pago tiene un coste de aproximadamente 100 € al año y, para todo lo que hace, hay que reconocer que no está nada mal. ¿Cuál es el precio que le pones tú a tu servicio de diseño web?

Ahora bien, antes de aflojar la cartera, es recomendable que le eches un vistazo a las opciones gratuitas, pueden sacarte del apuro y tener algo más con lo que apañarte.

También se encuentra en castellano y solamente requiere que te registres como usuario. Si lo deseas, puedes descargarte la aplicación en tu ordenador, pero créeme que no es necesario. Mira tú por donde, una buena cantidad de megas de espacio libre que te ahorras.

Con iloveIMG llega la operación bikini

Aunque aquí encontramos mogollón de herramientas para el tratamiento de imágenes, vamos a fijarnos en esta. Sí, ¿cuántas veces te has encontrado con el problema de las medidas? Si te descargas una imagen de un banco que tiene un peso muy considerable, esta herramienta la reduce a otro tamaño mucho más manejable. Recuerda, la mayor parte de las veces menos, es más.

Recapitulamos y cerramos

A poco que hagas una búsqueda por Internet, vas a ver que sobre este tema hay muchísimo material. Los editores online son siempre una herramienta muy interesante, sobre todo si no cuestan dinero y cumplen con nuestros objetivos. El riesgo de ir utilizando muchos editores diferentes a la vez es que te puedes terminar liando.

Quizás lo más recomendable es que estudies primero algunos de ellos y comiences a utilizarlos. Puede que te encuentres más a gusto con unos que con otros, pero créeme cuando te digo que a no ser que tus necesidades sean especialmente elevadas, puedes aprovechar estos editores online gratuitos para cumplir con tus necesidades de diseño web y dar ese punto tan favorecedor a tus imágenes.

Respuesta a las 4 decisiones que debes tomar para no arruinar tu web

Suscríbete para recibir las respuestas por email

Cuenta, cuenta
¿En que te puedo ayudar?