Oye, ¿lo del candado cómo va? Es para un amigo

diseño web

Tabla de contenido

Como no tenías suficiente con hacer tu página chula, responsive y darle cañita al SEO, ahora me han dicho de ponerle candado. ¿Qué es y para qué sirve hacerlo? ¿Y si paso olímpicamente del tema y la dejo tal cual? Es que ando muy liado y ahora es un follón y un jaleo. Ya he tenido suficiente con el diseño web como para ahora eso.

Bueno, vayamos por partes. Habrás visto que las páginas web tienen un candado en la barra de direcciones, a la izquierda. Da igual el navegador que uses, siempre aparece. O al menos, lo hace en aquellas páginas que dan confianza. Porque eso de ver “No seguro” ya da mal rollo. ¿Dejarías tus datos personales en un sitio que fuese así? Pues no, lógicamente. Entonces, ¿piensas que alguien los va a dejar en tu página? Pues menos, porque además eres, de momento, un don nadie.

¿Qué es el candado?

Nada menos que un certificado de seguridad denominado SSL, o Security Sockets Layer o Capa de Puertos Seguros. Ahora está siendo sustituido por el TSL o Transport Security Layer o Seguridad de la Capa de Transporte. Y lo que hace es cifrar la información que entra y sale de tu web para que sea segura, de esta forma, nadie podrá acceder a ella para a saber qué fines.

Y es que poner el candado en tu página web no es un capricho, es algo muy importante que si o si debes realizar. Pero si todo esto te suena chino y no sabes por dónde te viene el aire, no te preocupes porque te vamos a explicar cómo poder hacerlo.

Cómo me hago con el candado

Para incorporar este candado, que en verdad es un certificado de seguridad, habrás de saber primero qué hosting tienes contratado, es decir, cuál es la empresa que te proporciona espacio en internet. Generalmente son ellas las que la ofrecen a sus clientes, y puede que en su momento te ofrecieran la posibilidad de incluirlo, pero por cualquier causa no lo hiciste. Ayyyyyy.

No te preocupes, porque si no lo tienes puedes contratarlo en cualquier momento e instalarlo. El certificado de seguridad es una secuencia muy larga de texto y números que has de incluir en tu web, pero no te preocupes porque dan siempre instrucciones de cómo hacerlo. Además, al finalizar la instalación del proceso te dice si este se ha realizado correctamente.

El precio que pagar por el certificado es variable, habiendo lugares que los ofrecen gratuitos a sus clientes a otros que cobran una cantidad ya más importante, hasta unos 35 euros al año. Pero, a decir verdad, se trata de una inversión que vale lo que cuesta y cuesta lo que vale.

Yo paso, mis pretensiones no son altas

Pues bien, pues vale, pues adiós. Tan sencillo como que no sigas leyendo.

Ahora en serio, no seas rata y hazte con tu certificado SSL o TSL. Las razones son de bastante peso:

  • Desde hace 3 años, en 2018, Google no posiciona en los primeros lugares aquellas webs que no dispongan de este certificado. No se trata del pago de un impuesto revolucionario, sino de una cuestión de seguridad. Y tú haciendo un trabajo de SEO y de diseño web para que no tener el certificado te esté penalizando.
  • Es imprescindible si tu orientación es la de vender. Si es que cualquiera ya tiene su certificado web. Y piensa lo siguiente, en tu tienda online ofreces lo mismo que otro competidor, incluso más barato. Pero él tiene el certificado y tú no. ¿Dónde piensas que va a meter alguien su tarjeta? Piénsalo, porque por ahí se te van los clientes.
  • Es además una cuestión de confianza. Una tarjeta de presentación que es una muestra de que estamos ofreciendo una garantía. Y es que, además, la gente está muy quemada con respecto al tema de las compras online. Una página sin certificado de seguridad no genera buenas sensaciones. ¿Piensas que contigo iban a hacer una excepción?
  • La certificación SSL y TSL es la que se usa a diario en millones de transacciones por todo el mundo. Nos hemos vuelto muy sensibles en cuanto al envío de nuestros datos personales o de nuestros medios de pago. Y el convencimiento de que estas cosas sirven para algo es evidente cuando llega el día en el que vemos un palo en nuestra tarjeta. Y no, no le ocurre solo a los demás, tú también estás en el punto de mira.

Cómo instalar el *¡%& certificado

 Ya te hemos comentado que lo más sencillo es hacerlo mediante tu proveedor, es decir, tu hosting. Quieras o no es un producto que te van a ofrecer y que se vende muy bien. Y es que el miedo nos lleva a ello, pero en este caso se trata de un miedo real, además de por imagen, confianza y seguridad.

Generalmente se compra el certificado, se descarga y se sube a tu servidor mediante el panel de control. Los servicios de hostings han facilitado todo el proceso para que no tengas inconveniente en hacerlo, de tal forma que te llevará unos pocos minutos.

Una vez que ya está subido, el hosting tiene una herramienta de verificación gracias a la cual te indica si la instalación está bien realizada. Los certificados anuales tienen un periodo de vigencia, siendo normalmente anuales. Consulta con tu proveedor los planes de precios para conseguir tu certificado.

Si posees más de un dominio, habrás de comprar un certificado para cada uno de ellos, es decir, tienen carácter único. Pero créeme, merece la pena por todo lo que hemos comentado. Cada vez existe mayor educación digital, aunque va lenta, y los usuarios suelen conocer qué es lo que deben o no hacer por internet. Yo no meto mis datos bancarios en una web sin certificado ni loco, aunque acabo de ver el saldo de mi cuenta corriente y tampoco me iba a hacer mucho daño. Fuera de bromas, invierte en el certificado, que luego vienen los problemas.

Acabamos como siempre, de nada vale que inviertas en diseño web, en SEO, que te suscribas a un banco de imágenes cojonudo si estás dejando una puerta abierta. ¿Abierta para quién? Pues para quien visite tu web y no vea el certificado se vaya corriendo a tu competidor.

Respuesta a las 4 decisiones que debes tomar para no arruinar tu web

Suscríbete para recibir las respuestas por email

Cuenta, cuenta
¿En que te puedo ayudar?