Me llamo Josep Lluís aquí y en la China popular”. La importancia de traducir tu web

traducir la web

Tabla de contenido

Tener una página web es mucho más que haber creado un contenido, haberlo subido, posicionarlo correctamente y mantenerlo. No cabe duda de que vivimos en un mundo cada vez más pequeño, y las oportunidades de negocio surgen en Barcelona, la India o Guatemala. ¿Te has planteado traducir tu página web? ¿Sabes lo que te estás perdiendo si no lo haces? ¿Cómo narices afronto la traducción de mis contenidos? Todo esto y mucho más es lo que vamos a contarte.

Cuando no es interesante traducir un web

Pues obviamente, cuando los intereses no están destinados a que la página genere un beneficio económico. Ojo, no queremos decir que si tienes un blog personal no lo traduzcas.

Hacerlo siempre supone un plus y una oportunidad para llegar a más público, pero has de tener en cuenta que, si la página es un puro entretenimiento que tiene como objetivo contar algunas cosas, quizás no te merezca la pena hacer la inversión.

Los navegadores cuentan con sistemas de traducción automáticos para que una persona que no entienda tu lengua pueda leerla sin ningún tipo de inconveniente. Pero no somos nadie para quitarte el gusto y el placer de hacerlo, porque leer una web bien traducida siempre es un valor añadido.

Pero yo lo quiero petar

Pues ya sabes, toca ponerse manos a la obra. Como hemos comentado, traducir una página web siempre es un punto de distinción que te permitirá llegar a una audiencia mucho más amplia y, por tanto, conseguir generar interés.

En primer lugar, le estás diciendo a la gente que no habla tu idioma que les importas bastante. Traducir una página web siempre es un esfuerzo, y no hablamos de pasar todo el contenido por un traductor automático.

Cuando alguien traduce los contenidos existentes en una página web está haciendo una apuesta muy clara por abrirse a un ámbito internacional. ¿Acaso no recuerdas que Internet es totalmente global? La traducción supone dar ya de entrada una confianza a quien no entiende tu idioma, es además incluso hasta una muestra de cortesía.

Pero claro está, tú lo que deseas es vender tu producto y, por tanto, habrás de hacer el esfuerzo. Se puede decir que traducir una página web es una inversión que siempre tiene un retorno.

Imagina que has montado tu tienda online sobre un producto concreto, pongamos como ejemplo el de apartamentos turísticos vacacionales. Dejar tu página traducida solamente en tu idioma nativo supone poner una barrera de entrada importante a quien quiera venir de fuera a visitarlo.

Por qué no solo basta con ver las fotos de cómo es ese apartamento, para venderlo bien deberás hacer descripciones muy detalladas, en las que nadie se quede con ningún tipo de duda. Ten en cuenta que es mucho dinero el que un turista se deja a la hora de alquilar un apartamento turístico y desea saber si tiene cafetera, si hay ascensor del aparcamiento hasta el piso o si se puede dejar la basura en la puerta porque la recoge el portero. ¿Entiendes por dónde va el tema? Un cliente satisfecho es uno que hablará bien de ti a todos sus contactos, por lo que la bola se irá haciendo cada vez más grande a tu favor.

Y da igual que vendas apartamentos turísticos a lavadoras, siempre es muy conveniente realizar el esfuerzo de tener tu página web traducida, no cabe duda de que abre muchísimo el campo. Cuando se brinda la posibilidad de elegir entre varios idiomas, 9 de cada 10 visitantes eligen su lengua materna, por tanto, estamos hablando de hechos probados.

Pero yo es que de inglés ando justito

Inglés, alemán o italiano. Tu experiencia con los idiomas se basa en escuchar las canciones de la radio y cantarlas por encima a tu manera. O dejaste de estudiar inglés cuando dejaste el instituto, de momento te ha servido para ir tirando, pero no pienses que te servirá para traducir tu página web. O al menos, hacerlo con garantías.

La tentación y lo primero que se nos puede pasar por la mente es recurrir algún traductor automático. No hay nada más simple, copias el contenido, lo pegas y eliges el idioma de destino. Ya lo tienes hecho. Bueno, eso te puede servir para dar la misma sensación que cuando lees la descripción de un producto de Aliexpress. Y aquí no se trata de parecer un cutre, sino de prestar un servicio y proporcionar una buena imagen.

Sabemos cuáles son las deficiencias de los traductores automáticos, en gran parte de los casos no consiguen una traducción totalmente certera, lo que puede llegar a inducir a errores, no hablamos ya del tema de imagen.

Y si utilizas un traductor automático, a poco que vendas un producto o un servicio bastante especializado, vas a encontrarte con más problemas. El traductor no conseguirá un resultado adecuado del todo y el resultado puede ser bastante malo. Como subas el contenido así vas a crear el efecto contrario, el de espantar a los futuros clientes.

Por eso, lo más sensato es siempre recurrir a los servicios de traductores profesionales, al igual que puedes haber hecho con el de la creación de contenido con un copywriter. Para comenzar, porque es su trabajo y saben realizarlo adecuadamente, hay traducciones que son bastante puntillosas y requieren un enfoque que solamente puede dar un humano.

Seguidamente, porque elegirá el tono adecuado, el que tú deseas darle a la página.

Algo que una máquina tampoco puede hacer. Y finalmente, por qué estarás poniendo todos tus esfuerzos en tratar de agradar y ponerlo fácil a quien te visita. Ten por seguro que se trata de una inversión que vas a amortizar, sobre todo si tus deseos son los de captar gente de cualquier lugar del mundo.

Ahora bien, quizás tampoco es necesario que conviertas tu página en la de la ONU, piensa cuál es el tipo de cliente potencial al que quieres llegar y qué lengua habla. Partimos de la base que el inglés es la lengua internacional por excelencia, pero no pierdas de vista aquellos países que están dándolo todo. Hablamos de China y Rusia, dos mercados a los que no conviene perder el ojo porque son de gran potencial. Y quizás es algo que tú desconozcas. Ahora en serio, ¿confiarías la traducción de tu página al chino al traductor de Google?

Quizás, llegados a este punto, todavía sigas pensando que no te merece la pena traducir tu página web. Bien, si tu página web ofrece un servicio o producto piensa que si no traduces tu página ya se encargará de hacerlo tu competidor con la suya. Y ahí te está ya comiendo la tostada, quitando público y, por tanto, ingresos. Eso duele, ¿eh? Pues ya sabes lo que toca, buscar los servicios de un buen traductor o de una empresa que se encargue de ello.

¿Y qué hago con el SEO?

Lo mismo que cuando montaste tu página en su lengua original. Toca realizar una buena búsqueda de palabras clave para que el posicionamiento de tus contenidos en la lengua que desees sea el adecuado.

Es una pena que hagas el esfuerzo de la traducción de la página para que finalmente sea difícil encontrarte. Puedes realizar esta tarea de búsqueda de palabras clave con una web gratuita que seguro que conoces, ubersuggest. En ella tienen la posibilidad de hacer búsquedas de palabras clave en cualquier idioma, algo que te puede facilitar muchísimo la labor a la hora de posicionar bien los contenidos y saber cuáles son las tendencias más calientes del momento.

Concluyendo, la labor de la traducción de contenidos ha de ser confiada siempre a profesionales. Tener tu página web en una lengua extranjera siempre es un punto favorable que te ayudará a captar más clientes y a mostrar una disposición hacia el agrado, que nunca viene mal.

Respuesta a las 4 decisiones que debes tomar para no arruinar tu web

Suscríbete para recibir las respuestas por email

Cuenta, cuenta
¿En que te puedo ayudar?