Como soy más listo que tú me he ahorrado una pasta en diseño web

diseño web

Tabla de contenido

Por supuesto, nuestro amigo ha hecho un plan de trabajo sin ningún tipo de fisuras. Para comenzar, ha contratado a su amigo friki para que le diseñe y ponga en marcha una página de mascarillas personalizadas.

La idea, según él, es fantástica y pretende irse de vacaciones a Benidorm este verano, porque ha calculado que le va a dar muchos beneficios. Pues bien, el amigo ha tirado de plantilla gratuita de WordPress, obviando los principios básicos de diseño web, y ha salido al paso. Por supuesto, el SEO ni está ni se le espera. Pero el tiempo corre y aquello no va como debe, bueno, se está comiendo los mocos y las mascarillas. Con lo que lleva ganado quizás pueda coger el autobús municipal para ir a la piscina, lo de Benidorm queda ya bastante atrás. ¿Qué es lo que está fallando en este ambicioso plan? Agárrate que vamos.

Siempre hay un listo

De eso, que no te quepa duda. El mundo de Internet ha propiciado la aparición de personas dispuestas a forrarse en dos días. Partimos de una premisa equivocada, porque el Internet actual no tiene nada que ver con el de hace 30 años, que estaba en pañales, y que sí que ponía las cosas más sencillas.

Si no, que se lo digan al dueño de Amazon. Actualmente, sigue siendo posible generar buenas oportunidades de trabajo, pero que no te quepa duda de que no es sencillo, requiere mucho esfuerzo y dedicación. Por eso, las “ideas geniales”, quizás ya no lo sean tanto. Probablemente se le haya ocurrido a alguien antes que a ti. Ese amigo tan listo ya ha llegado tarde con lo de las mascarillas. Quizás hace un año tenía su sentido, pero ahora…

No con esto quiero decirte que no luches por tu idea, pero sí que le des forma y pienses bien como lo vas a hacer. A la hora de emprender un proyecto lo que debes contar es con servicios profesionales, si son los míos mucho mejor. La razón es muy simple, llevo años haciendo realidad las ideas de muchos emprendedores, dando nuevos aires a otras que ya estaban consolidadas pero que necesitaban un repaso.

Dicho de otra manera, este es mi trabajo y sé lo que hago. Al igual que cuando se me estropea la lavadora llamo al técnico y no a mi amigo que tiene la FP de mecánica.

Lo que deseas hacer y cómo

Cuando deseas lanzarte al mundo digital, algo que ya hace incluso el panadero de tu barrio, debes tener presente cuáles son tus objetivos inmediatos. Lo primero que debes quitarte de la cabeza es esa idea estúpida de forrarse. Si ya prestas un servicio físico, el que ofrezcas de forma digital puede ser un complemento, una manera de ampliar tus servicios, la de llegar a más gente.

Si con ello ganas más dinero, mucho mejor, pero que no te ciegue esa idea del “todo por la pasta”. Debes establecer un plan de trabajo, unos objetivos, como lo vas a hacer, a qué público deseas llegar. Apunta todo esto en un papel y ve masticándolo poco a poco.

De la misma manera, debes contar en tu equipo con alguien que haga lo que tú no sepas. Me refiero a montar o mejorar la página web. Siempre hay un margen en el que poder terminar de dar la campanada, y que no te quepa duda de que lo va a dar alguien profesional. Debes destinar una parte de tu presupuesto a esta tarea, si no tienes los conocimientos suficientes vas a perder el tiempo automáticamente, recuerda que es lo más valioso que tienes.

Pero, claro está, ¿Cómo debe ser el diseño web? ¿Se diseña igual para un sex shop que para un despacho de abogados? Obviamente no, si hay algo que ambos tienen en común es que el trabajo ha de ser concienzudo, serio y capaz de aportar las soluciones que el cliente, en este caso tú, necesita. El público objetivo en ambos casos será diferente, pero la estrategia de trabajo va a ser la misma: esfuerzo y dedicación.

Por ejemplo, en el caso del sex shop queda claro que el objetivo es el de las ventas. Lógicamente, el despacho de abogados también tiene la mala costumbre de comer tres veces al día, pero puede que el objetivo de su página web sea promocionar unos servicios profesionales y redirigir desde ahí a la visita física. ¿Tienen ambos los mismos objetivos? Sí, ganar dinero, pero de manera diferente.

Este es el tic de la cuestión

Pero es interesante hacer notar algunas ideas útiles. Esto es lo que nunca se debe descuidar a la hora de poder salir con éxito de la empresa de poner en marcha o de mejorar tu página.

  • Nunca escatimar en el diseño web. Las dos propuestas de negocio que he reseñado arriba requieren de necesidades diferentes. La primera puede que sea más desenfadada, aunque sin caer en la ordinariez. La segunda requiere de algo que proporcione una sensación evidente de seguridad. En ambos casos nunca conviene tirar por el camino fácil y aplicar el primer diseño que se te ocurra o la primera plantilla que caiga en tus manos. Cuenta con la ayuda del diseñador que probablemente sepa lo que se tiene entre manos y consiga encontrar el equilibrio entre lo atractivo y no funcionan.
  • Mucho ojo con el contenido. Los copywriters han aflorado como moscas en un bote de miel y no todo es lo que parece.

No basta con escribir bien, que ya de por sí es complicado, sino dar con la tecla de lo que necesitas. Encontrar un redactor puede ser una tarea ardua, pero los hay muchos y buenos. La parte negativa es que hay más malos que buenos y que encima se creen que trabajan bien. Por esa razón, una parte de tu presupuesto debe ir destinada a la generación de contenido de manera continua, realizar entradas periódicas en el blog, tener una buena redacción de todos los apartados de tu web… si requieres de una relación muy concreta, hay multitud de sitios en los que encontrar a profesionales de distintos ámbitos de especialización. Desconfía del copy que te diga que es capaz de escribirte todo.

  • Para hacer una página web en función de tus objetivos, empresa, recuerda que no hay dos propuestas iguales y que la tuya debe verse siempre en perspectiva. Sé que es difícil, pero trata de mirar tu página con otros ojos. Solicita a otros que lo hagan y te proporcionen una opinión sensata, es un buen aspecto para mejorar. Estudia a la competencia y trata de aportar las soluciones que ellos no dan, probablemente tengas ahí un punto muy a tu favor.
  • Márcate un tiempo para realizar esta tarea de diseño. Que no sea algo que se eternice en el tiempo, para ello, no dudes en dejar trabajar al equipo de diseño web y hazles caso. Proporciónales lo que te pidan y, aunque se trata de algo complejo, no pongas palos en las ruedas, es decir, haz que exista un buen flujo de trabajo.

Quizás el problema más importante con el que se encuentre un equipo de diseño web, de programadores o de redactores es que su cliente no tenga una percepción clara de que está tratando con profesionales. Es obvio, el cliente es el que paga, aunque no siempre tiene la razón.

Si pagas tres duros, vas a recibir un trabajo en proporción a ese capital. Darle la vuelta a tu página web no tiene por qué salirte por un dineral, pero si ya vas automáticamente a por la rebaja, los resultados no van a ser buenos.

Respuesta a las 4 decisiones que debes tomar para no arruinar tu web

Suscríbete para recibir las respuestas por email

Cuenta, cuenta
¿En que te puedo ayudar?